Cantina la No. 20

En La No. 20 decimos ¡Viva México! todo el año

La No. 20 es una Cantina, pero a la vez es un Bar contemporáneo y un restaurante con una propuesta trendy, nice en donde lo mexicano que nos llena de orgullo se vuelve sofisticado.   Aquí todo está hecho para sentir ese ambiente.

Comentan sus creadores que La No. 20 surge con una idea gastronómica. Ellos notaron que siempre se hablaba bien de la comida de Cantina y no existía un espacio como el que se creó en La No. 20 para disfrutar la comida típica de cantina.

Amamos lo “bien hecho en México”

Originalmente la idea de mostrar las cosas bien hechas en México fue una de las principales inspiraciones ¿Cómo lograr esa combinación? La respuesta surgió no sólo en la bebida y la comida, sino en la arquitectura estilo Art Decó que sirve de fondo a una espectacular muestra de los grandes maestros artesanos de nuestro país que se presume en cada rincón.

El arte de crear un ambiente al estilo 20

Visitamos a Rosy Juárez, ella es quien tiene el secreto para crear el ambiente. Gran conocedora de las artesanías gracias a su colaboración de más de 20 años en FONART, Rosy está en contacto permanente con dos antropólogas que han sido elegidas como jueces en concursos estatales y nacionales de arte popular. Ella nos cuenta que al invitarla al proyecto, la idea de los creadores era lograr que la decoración de La Cantina fuera única y todo se concretó en un tema: artesanía mexicana. El reto era crear ese ambiente único y lo logró, a través de esa increíble exhibición de piezas ganadoras, creadas por grandes artesanos mexicanos que nos transmiten sabiduría milenaria y nos contagian de sentimientos ancestrales.

Algunas piezas clave “las favoritas de La No. 20”



Una de las más importantes es un jarrón de Chihuahua, de Mata Ortiz. “Es la más importante y mi favorita”, nos dice Rosy. Fue elaborada por Juan Quezada, un artesano que se crió en Mata, Chihuahua en un lugar donde la comunidad trabajaba la madera. Ellos hacen durmientes para las vías, pero un día él se encontró con las ruinas de Paquimé y descubrió pedacitos de cerámica. A través de eso él fue creando diseños. Se las ingenió para poder producir este tipo de piezas y a su vez, enseñó a su comunidad. Así, de ser un pueblo maderero se convirtieron en artesanos. Ahora sus piezas son altamente cotizadas y muy elaboradas. Ganador del Premio Nacional de las Artes, Quezada ha recibido un reconocimiento de la ONU por ayudar a su comunidad a salir de ese lugar y darse a conocer.

El mismo espíritu, diferentes caras  

¿Cada Cantina tiene su personalidad?

  • Sí todas son diferentes. Es como una especie de curaduría de acuerdo a las piezas que nos llegan. Cada una de las que se se exhiben tiene su lugar especial.

Alegría o tristeza a través de una flor

Rosy comenta que para elaborar este tipo de piezas, los artesanos parten de los sentimientos que tienen, de cómo se sienten, cómo quieren expresarlo en su arte, por eso es tan importante el tomar en cuenta que son hechas a mano, no pueden hacerse en serie en una máquina. Los autores transmiten todas sus emociones. “Una simple florecita puede ser diferente si está alegre o triste o si nos quiere transmitir algo de su vida, como si nos contara que su familia está bien, por ejemplo”.

El aroma desde una caja

Esta pieza es de Guerrero, de un maestro que se llama Francisco “Chico” Coronel. Decorada con hoja de oro y una capa de óleo, está elaborada con una madera llamada “linaloe”, de Olinalá, Guerrero. Una madera que es un clásico. Anteriormente se hacían baúles y ahí las personas guardaban sus sábanas y ropa de cama que querían impregnar de este aroma tradicional de Olinalá. Para elaborar una pieza como esta, se tardan aproximadamente dos meses.

Otro consentido: el jaguar de Chaquira

Una de las primeras piezas que llegó a La No. 20 de Polanco. Está hecho por la comunidad de los Huicholes en Jalisco. Es de madera tallada y está cubierto de chaquiras de vivos colores. Elaborado en homenaje a sus dioses, nos transmite cómo perciben la naturaleza.

Una tradición que se transmite de generación en generación

Los pobladores ven a sus padres, a sus abuelos ellos les enseñan, ha sido tradición de boca en boca y de padres a hijos y eso es algo que no se debe perder de vista. En la No. 20 nos interesa que no se pierdan nuestras tradiciones porque gracias a eso muchas culturas se han preservado.

“Como pueblo, estamos muy orgullosos de que existan nuestras etnias, con sus lenguas indígenas, sus vestimentas, sus tradiciones”

Las artesanías, la comida, la bebida. Todo eso forma parte de nuestras tradiciones y eso es lo que debe prevalecer. Con ese espíritu, los creadores de La No. 20 concibieron que las artesanías se exhibieran aquí, con la comida. La decoración habla de México.

Para conocer cada una de estas maravillosas Cantinas donde ”se come bien, se toma bien y se pasa bien” sólo súbete al Turibus. Recorre a gusto la ciudad y encontrarás La No. 20 en varias paradas de nuestros circuitos. Seguramente ahora la verás con otros ojos.

Encuéntranos en:

  • PolancoCircuito: Chapultepec Polanco
    Parada: Arquímedes Campos Elíseos (Parada 2)
  • AntaraCircuito: Chapultepec PolancoParada: Centro Comercial Antara (Parada 5)
  • El Ángel
  • Circuito: Centro Histórico
    Parada: Monumento a la Independencia (Paradas 6 y 14)
  • Coyoacán

Circuito: Sur, Coyoacán San Ángel

Parada: Oasis Coyoacán (Parada 10)

  • WTC

Circuito: Sur, Coyoacán San Ángel

Parada: WTC-CDMX (Parada 3)

  • Otras ubicaciones: CDMX: Santa Fe, PedregalVeracruz, Playa del Carmen, Cancún, Guadalajara.
  • lano20.com.mx